Simbolo de Modernidad, del Progreso y del Bien Común en el Perú!!!

Simbolo de Modernidad, del Progreso y del Bien Común en el Perú!!!
MARCA LOS MAPAS EL 2010 y 2011!!!

9 de febrero de 2008

Discurso de Gutenberg Martinez - en Homenaje a Luis Bedoya Reyes



Buscando en mi archivo personal, encontre un discurso de Gutenberg Martinez, ex Presidente de la Camara de Diputados de Chile, ex Presidente del PDC de Chile y ex Presidente de ODCA que hizo en homenaje al Fundador y Presidente del PPC, Luis Bedoya Reyes - en una visita al PPC en el año 2004.



Aqui recopilo ese hermoso discurso que dio en las instalaciones del local central del PPC, en Alfonso Ugarte el 11 de Julio de 2004 en el homenaje a nuestro Fundador y Presidente del PPC, Luis Bedoya Reyes.



Les presento al lider y formador de grandes políticos socialcristianos en toda América Latina. Al generador de que hoy muchos, como el que autor del presente Blog - estemos participando activamente con un nuevo espiritu en política, el espiritu reformista y en que mejor oportunidad de homenajear o otro Lider Indiscutible y Estadista del Perú, a Luis Bedoya Reyes - otro gran reformista del Perú y Presidente Fundador de nuestro querido PPC. Gracias Gute!



-----------




Amigos y amigas:Estar presente el día de hoy ante ustedes es para mí un verdadero honor, el mismo que se hace aún mayor si pensamos en el motivo de esta reunión: rendir honores a nuestro camarada y amigo Luis Bedoya Reyes, Presidente Fundador del Partido Popular Cristiano, indiscutible precursor y líder del socialcristianismo en el Perú y en América entera y sin lugar a dudas, uno de los actores más importantes en la conformación de lo que hoy todos conocemos como la Organización Demócrata Cristiana de América




Hablar de Luis Bedoya Reyes no es fácil; y no es fácil por cuanto las palabras no alcanzan para definir a un hombre que ha dado tanto por su patria, su partido y su familia.




Hace un tiempo leí algo que, con motivo de elaborar estas palabras volvieron a mi mente, era una cita que hacía Ricardo Amiel respecto de lo que decía Mario Polar de Luis Bedoya Reyes: “De Bedoya aprendí que vivimos tiempos de dar y no de recibir y que lo que importa, para quienes asumen responsabilidades, no es reclamar derechos sino cumplir deberes.




De él aprendí también que la incomprensión, o fuerzas que a veces son más fuertes que los hombres, truncan muchos esfuerzos y derriban muchos luchadores. Sin embargo, siempre quedan corredores en la posta”.




Al recordar estas palabras no puedo menos que estar enteramente de acuerdo, porque conociendo como conozco a nuestro amigo Bedoya, no puedo más que decir que cada una de esas palabras son un fiel reflejo de su vida y su accionar, de su compromiso, pero sobre todo de su amor por la verdad y la justicia.




El nombre y la figura de nuestro amigo se han convertido en símbolo de libertad. Socialcristiano de toda una vida, Luis Bedoya Reyes desarrollo la mayor parte de su vida en la política, asumiendo esta tarea con responsabilidad y compromiso, siempre con la disposición a renunciar a los honores más altos, como cuando lo hiciera respecto del Ministerio de Justicia para ser candidato a la Alcaldía de Lima; o cuando cedió la oportunidad de presidir el Congreso Constituyente en 1978 a favor del APRA. Acciones como esas, solo denotan la calidad de hombre que tenemos frente.




No sería vano el esfuerzo de intentar rescatar la obra de sus gobiernos municipales y aunque hoy queremos hablar del hombre que tenemos delante nuestro, no podemos negar que sus obras hablan por si solas. Su paso por el gobierno municipal en dos períodos consecutivos fue uno muy rico en acontecimientos, algunos de mucha trascendencia. Baste mencionar las obras de la vía expresa, las remodelaciones del Mercado Central y las avenidas Argentina y Colonial que, por ejemplo, evidencian el férreo compromiso de Luis Bedoya Reyes en cumplir el programa que le ofreciera al pueblo de Lima.¿Quién pudiera poner en duda la intachable labor que como político ha desempeñado Bedoya?, quien sin temor alguno y desde su Trinchera Municipal, se enfrentara abiertamente a la Dictadura de Juan Velasco Alvarado con ese valiente discurso en la Plaza Castilla en el cual hiciera una brillante defensa de la democracia y mucho menos aún, ¿Quién pudiera poner en duda el reconocimiento del pueblo peruano que reaccionó inmediatamente ante un vil acto de venganza del gobierno dictatorial que señalara malos manejos en la Municipalidad de Lima? ¿No fue acaso ese mismo pueblo el que organizó una colecta pública para cubrir los fantasmales faltantes descubiertos por una Contraloría parcializada con el Régimen?




Son estos precisamente los hechos que nos hablan del hombre, del político, del estadista que es nuestro amigo, son estos ejemplos los que nos marcan la historia de un hombre intachable, un hombre de honor, un hombre que solo utiliza como armas a Dios y la verdad.Luis Bedoya Reyes ha sabido vivir en cada una de las personas que lo han conocido; en la mente de los cientos y miles de militantes y simpatizantes que en alguna ocasión visitó, en las interminables y múltiples giras en las que recorrió el Perú entero; en los cientos de hogares en que alguna vez se alojó; en el seno de su familia, que hizo honor a su nombre en la lucha por la libertad y la democracia; en sus amigos y también en sus adversarios políticos que reconocen su consecuencia.




Quienes tenemos el privilegio de conocerlo, lo recordamos siempre por su aguda y brillante polémica, por su profundo compromiso latinoamericano, por su personalidad fuerte, su carácter afable, por la firmeza en sus convicciones, por el talento político y por su profundo amor por la vida.




Luis Bedoya Reyes tiene muy grandes y buenos amigos, no sólo entre sus partidarios o seguidores, sino también entre sus adversarios políticos, quienes respetan su coherencia, su consecuencia y el brillo que pone en la defensa de sus convicciones.




Sin embargo, es en esta juventud, donde se le redescubre y donde su figura despierta una mayor atracción y evocación.




Son precisamente estos los jóvenes que se niegan a admitir a la política (gracias a tí amigo Bedoya) como una actividad pragmática fría y calculadora, desprovista de sueños, ideales y utopías; sino que muy por el contrario la asumen con el mismo fervor, pasión y cariño con que la asumiste y asumes tú!!.




En tí, mi querido amigo, no solamente ven a un político consecuente. Ven a un soñador, a un estadista y a una persona dotada del carisma de los líderes.Hoy no solo te rendimos homenaje, sino también te agradecemos por el legado político que has dejado a tu país, al socialcristianismo y a los demócratas de América.




La Democracia Cristiana en América ha sido y será el valuarte principal desde donde se han hecho las más aguerridas, concisas y detonantes defensas de la democracia, la institucionalidad y el ser humano. No ha existido movimiento alguno en la historia de América que, como en aquellos inspirados en principios democratacristianos, haya sido tan indomable combatiente contra las dictaduras y los totalitarismos. La historia al igual que a ti, mi querido amigo, reconoce las virtudes y logros de democratacristianos como Rafael Caldera en Venezuela, Eduardo Frei en Chile, Miguel Angel Rodríguez en Costa Rica. Hombres que con trabajo como el tuyo han marcado la historia del continente y hacen que nuestro pensamiento y doctrina sean los llamados a interpretar la necesidad de nuestros pueblos.




La Democracia Cristina en América ha tenido y sigue teniendo el reto de consolidar su liderazgo, nuestros pueblos se vuelven unos a otros con el deseo de trabajar integrados, por vencer nuestras distancias, por humanizar a la globalización, aproximando el desarrollo económico a cada uno de nuestros pueblos con justicia social.




Los demócrata cristianos hemos luchado en toda América por vencer las dictaduras, hemos luchado y seguimos la lucha contra los totalitarismos en todas sus expresiones pero por sobre todo, luchamos por prevalecer en la vigencia irrestricta de la dignidad de la persona humana.




Europa es hoy un ejemplo vivo de nuestro camino, hoy ella vive una experiencia comunitaria sin precedentes y que sin duda nos anima a seguir en la lucha, fueron precisamente lideres democratacristianos los que dieron el impulso necesario a la creación de la Unión Europea, entre ellos podemos nombrar a Robert Schuman de Francia, Konrad Adenauer de Alemania y Alcide de Gasperi de Italia, y también fueron democratacristianos los que mas aportaron a la creación del BENELUX( Bélgica, Holanda y Luxemburgo), primer experimento de unidad europea.




¿Qué nos hace pensar que ese mismo no será nuestro destino si continuamos en el camino que hoy seguimos?. Hombres como Luis Bedoya Reyes, Antonino Espinoza, Malio Polar, Jaime Castillo u Oswaldo Hurtado; ¿no son acaso la prueba palpable y viviente de que estamos en buen rumbo?




Hoy más que nunca, el ideal que Maritain nos propusiera cobra más fuerza: “el ideal histórico para construir, inspirados en el cristianismo, una sociedad nueva alejada del individualismo y del colectivismo, una tercera vía orientada por el humanismo cristiano, y por eso mismo, basada en el ser antes que en el tener, en el pluralismo antes que en la homogeneidad, en la solidaridad social en vez del egoísmo, en la democracia de las personas y no de los individuos.Inspirados en las palabras de Maritain, hoy los demócrata cristianos compartimos un proyecto que no es nuevo, sino que es la continuación de nuestra acción y pensamiento, de nuestro espíritu y fuerza:




El Nuevo Centro Humanista y Reformista. Que es nuevo porque busca compartir y orientar las transformaciones de las cuales nuestras sociedades son parte, que es centro por que desde allí se es más incluyente al máximo, que es humanista porque interpreta la ubicación del centro en base a los valores de la persona humana, y que es reformista porque propicia los cambios necesarios para alcanzar el mayor grado de progreso posible a través de amplios diálogos y consenso, sin traumas ni violencias sociales.Nuestro pensamiento político, que nos ubica en el Nuevo Centro Humanista y Reformista, se sustenta en principios y valores y parte al mismo tiempo de la convicción en la dignidad de la persona y en el respeto por los derechos que de su propia naturaleza humana emanan. A través de él, buscamos el crecimiento personal, con libertad, con democracia, con igualdad de oportunidades, con vida en comunidad y con un Estado con la suficiente capacidad y eficiencia que le permita cumplir con su rol fundamental de subsidiario y solidario, siempre de cara al bien común.




Estos son los principios que nos inspiran, los que marcan nuestra identidad y los que nos diferencian.Estas son al mismo tiempo las características y virtudes que nos muestran la figura del político, del hombre, del amigo cuyo nombre no es más que sinónimo de virtud.Tu imagen y tu ejemplo, mi querido amigo y maestro, la historia nunca olvidará!!. Y sencillamente no podremos olvidarla, por cuanto dentro de la herencia que le has legado al pueblo peruano, has dejado un Partido sólido, con principios, con ideales, pero sobre todo con seres humanos que aprendieron de tu esfuerzo y de tu sabiduría, de tu entrega y de tu tesón, de tu amor por la patria y de tu compromiso con ella.La política para Luis Bedoya Reyes siempre ha sido y será un Magisterio de Servicio, los que lo conocemos sabemos que esa ha sido su regla de vida y esa es precisamente, la escuela que le ha legado a sus hijos socialcristianos en el Perú y en América.Si me preguntaran: ¿Qué es lo que podría decir de Bedoya? Podría decir que es un hombre en el que se puede apreciar el brillo del verbo, la solidez de su formación, la profundidad de su análisis, la altura de sus miras, el desprendimiento al proponer las soluciones, la magnanimidad con el adversario; en otras palabras, la nobleza del espíritu.




Luis Bedoya Reyes es eso y mucho más y este país ha ganado a un gran hombre, un hombre que sabe lo que es el compromiso, la valentía y el coraje de trabajar por la patria sin esperar reconocimiento alguno.Luis Bedoya Reyes ha ido más lejos aún, nos ha legado una generación de políticos y políticas que hoy son su vivo ejemplo de vida y compromiso y en cuyas manos está el destino del Perú!!.




La gran vocación de servicio, la dedicación, el profesionalismo, la inteligencia, el coraje y el sacrificio se le reconocen a nuestro amigo por doquier, fuera y dentro del país. Personas que como yo, vemos en Luis Bedoya Reyes un modelo a seguir, una guía para alcanzar la excelencia y el reencantamiento de la Política, solo podemos decir: gracias!




Creo que esta noche, además de homenajear y reconocer el trabajo de Luis Bedoya Reyes, como demócrata y social cristiano, debemos exaltar su figura humana, su vocación de servicio y sus virtudes.Jamás debemos de pasar por alto que Luis Bedoya Reyes ha vivido por nosotros, por nuestra existencia, él es parte de nuestra vida y existencia, de nuestros anhelos, de nuestras esperanzas, de nuestras risas y nuestras lágrimas.




¡¡Cuántos de los jóvenes y hombres presentes aprendieron a ser revolucionarios y bebieron del néctar de la libertad y la democracia en el Verbo de Luis Bedoya Reyes!! “¡¡Cuántos deben haber abierto su cerebro y su alma al nuevo aliento, a la nueva vida, por Luis Bedoya Reyes!!




Por eso tratándose de este hombre no caben frases, sino sentimientos; sentimientos de admiración y cariño que se enardecen cuando me parece escucharlo gritar: Presente!! aquel 25 de Julio de 1949 en momentos en que se instalaba la segunda Reunión Demócrata Cristiana de Montevideo, de la cual nacería la Organización Demócrata Cristiana de América; o cuando me parece verlo luchando contra la tiranía de la Dictadura de Odría en defensa del Ex Presidente Bustamante y Rivero en 1955 con esa tenacidad y convicción que lo caracterizan!!.




Lo veo hoy en día siempre con fe, siempre con ánimo, jamás desfalleciente, siempre con la serenidad espartana, siempre dándonos lecciones y clases de humanismo, de democracia, de civismo, de honradez, de energía; lo veo hoy consagrado a esa idea, a esa obsesión gloriosa, a esa sublime obsesión diría yo: la de la dignidad del hombre, de su igualdad, de sus derechos, pero sobre todo de su realización en un país fuerte y solidario.




Así es nuestro amigo y maestro Bedoya ¡Antítesis curiosa del destino! Quien frente al tirano más grande y abominable, se comportó siempre como el más grande de los agitadores libertarios!!.




Son estas y sin duda mil razones más, las razones por las cuales la Organización Demócrata Cristiana de América a través de este, su humilde servidor, ha decidido hacer entrega a nuestro maestro, líder y amigo indiscutible el Premio …………




Por esto, amigos, yo, al bajarme de esta tribuna junto con hacer entrega de este premio, no deseo pedirles más que esto: un grito ahogado en el alma, pero que quiera decir respeto y admiración para este hombre, y pido para él un aplauso estruendoso, un aplauso que los socialcristianos peruanos y americanos dediquen al hermano, al gran rebelde, al inmenso e inquieto, al enorme hombre de carácter jamás manchado, sin una mancha, sin una vacilación, …




Un aplauso a Luis Bedoya Reyes!!.

No hay comentarios:

EL EQUIPO SNM

  • 1. Oscar Javier Ibáñez Yagui - Secretario Nacional
  • 2. Jose Antonio Alarcón Cardenas - 1er. Subsecretario
  • 3. José Jara Alvarado - 2do. Subsecretario
  • 4. Pachi Maldonado Berru - 3er. Subsecretario
  • 5. Jenner Canayo Pizango - 4to. Subsecretario

Etiquetas